¿Por qué se diferencian tanto las dos caras de la Luna?

abril 15, 2022

La única cara de la Luna que puede verse desde la Tierra es muy distinta de la cara opuesta, que estuvo vedada para la humanidad hasta que con el inicio de la era espacial fue posible enviar naves a fotografiarla para revelar al ser humano su apariencia. La cara de la Luna que podemos ver desde la Tierra está dominada por los terrenos conocidos como mares lunares, amplias zonas de color oscuro que se formaron por la acción de antiguos flujos de lava. En cambio, en la cara oculta, llena de cráteres, apenas hay mares lunares. La razón por la que las dos caras son tan diferentes es uno de los misterios sobre la Luna que más han intrigado a la comunidad científica y al público en general.

Ahora, una investigación ha permitido encontrar una explicación para esa gran discordancia entre las dos caras de la Luna. Esta nueva explicación está relacionada con el impacto de un gran objeto cósmico contra la zona del Polo Sur lunar.

El equipo de Matt Jones, de la Universidad Brown en Estados Unidos, ha llegado a la conclusión de que el impacto que formó la enorme cuenca Aitken en el Polo Sur de la Luna debió crear un enorme flujo de calor que se propagó por el interior lunar. El penacho de materia derretida asociado al flujo de calor debió transportar en cantidades mayores de lo normal elementos químicos del grupo conocido como “tierras raras” así como elementos productores de calor (radiactivos) a la cara visible de la Luna y algunos otros elementos químicos. Esa concentración de materiales especiales desplazados a la cara visible de la Luna debió potenciar el vulcanismo que creó las llanuras volcánicas de ese hemisferio.

En la cara visible de la Luna hay una región, centrada más o menos en el Oceanus Procellarum (Océano de las Tormentas), que posee una composición química muy distinta a la típica del resto de la Luna. En esta zona extraña, hay una concentración mayor de lo normal de potasio, elementos de tierras raras, fósforo y elementos químicos como el torio que generan calor como consecuencia de su radiactividad.

Algunos científicos han venido sospechando que existe una conexión entre esta zona de la Luna y los flujos de lava de la cara visible, pero no estaba claro cómo se produjo esta concentración de tierras raras, potasio, fósforo y elementos radiactivos.

El nuevo estudio ofrece una explicación que está relacionada con la cuenca Aitken del Polo Sur lunar, el segundo mayor cráter de impacto de entre todos los conocidos en astros de nuestro sistema solar.

Para el nuevo estudio, los investigadores realizaron simulaciones por ordenador de cómo el calor generado por un impacto gigante alteraría los patrones de convección en el interior de la Luna, y cómo eso podría redistribuir el citado material rico en tierras raras, potasio, fósforo y elementos radiactivos. Se cree que este material es representativo de la última parte del manto que se solidificó tras la formación de la Luna. Como tal, probablemente formó la capa más externa del manto, justo debajo de la corteza lunar. Los modelos previos del interior lunar sugieren que debería estar distribuido más o menos uniformemente en el subsuelo. Pero este nuevo modelo digital indica que la distribución uniforme fue alterada por el calor del impacto en la zona de la cuenca Aitken.

Según el modelo, a raíz del impacto, ese material del manto, rico en tierras raras, potasio, fósforo y elementos radiactivos, se vio catapultado hacia el exterior y transportado hacia fuera de la zona de la cuenca Aitken como un surfista sobre una ola.

A medida que el penacho de calor se extendía por debajo de la corteza lunar, ese material del manto se desplazaba por la Luna hasta llegar a la parte principal de la cara visible.

Articulos Relacionados

Las tragaperras no podrían concebirse sin la ciencia

Las tragaperras no podrían concebirse sin la ciencia

Las tragaperras son muy divertidas y constituyen, hoy en día, uno de los juegos que más gustan en los casinos en línea. Hacemos nuestra apuesta, pulsamos el botón de girar y vemos cómo giran los rodillos. Cuando estos alcanzan una combinación ganadora, los rodillos...

leer más

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *